Fundadores

 

Dos grandes hombres, los Padres Chris y Daniel, hace más de 45 años movidos por el Espíritu Santo, en un Domingo de Ramos fundaron la Renovación Carismática Católica en Santa Cruz de la Sierra, transmitiendo y enseñando una manera especial y profunda de vivir nuestra fe.

Esta efusión del Espíritu Santo movió corazones congregados en este particular lugar llamado “La Mansión”, espacio bendito que Dios proporcionó para que experimentemos una porción de cielo acá en la tierra. En este Centro de Evangelización Católica son incontables las bendiciones que Dios derrama, donde muchos fieles vivenciamos un verdadero y profundo encuentro personal con Cristo.

Ellos  vieron que esta nueva corriente de gracia debía ser compartida con otras personas y fue así que conducidos por el Espíritu Santo organizaron Encuentros anuales para congregar a fieles de toda la nación y otros países. Cada Encuentro es conducido por el Espíritu Santo con un lema y carisma, donde hermanos laicos se organizan en comisiones para recibir, atender y principalmente para servir a todo peregrino que viene el encuentro con el Señor.

Padre Daniel Roach, O.P.

Gerald Roach nació el 13 de junio de 1926, en la ciudad de Nueva Orleans, estado de Louisiana, en los Estados Unidos. Sus padres, Benjamín y Marie Roach, tuvieron tres hijos: Margaret y dos hijos varones, Benjamín y Gerald.

A la edad de treinta años se ordenó sacerdote Dominico en la ciudad de San Francisco, California en el año 1956. Completó también estudios de Teología en Oakland, California en 1958. Por último, obtuvo en 1963 una maestría en Relaciones Sociales e Industriales (MSIR) en la Universidad de Loyola ubicada en la ciudad de Chicago.

Un sacerdote misionero de ascendencia polaca llamado Raúl Rogawski vino de Bolivia a la Casa Central de Racine para visitar a su hermana religiosa y con el propósito de reclutar hombres para una misión en Bolivia. Cargaba consigo una lista con los nombres de unos veinte dominicos. Entre ellos figuraban los padres Cris Geraets y Daniel Roach.

Padre Crisóstomo Geraets, O.P.

Fue el 24 de octubre del año 1925 que nació en Rock Elm Township, el décimo hijo del matrimonio Geraets, al que llamaron Harold. Los años de la niñez revelan a Harold como un muchacho robusto y sano. Junto a sus hermanos y hermanas creció en este hogar tradicionalmente católico. La formación familiar sólida dio sentido a sus devociones sencillas que fueron transmitidas desde la intimidad del hogar y en el seno de la misma Iglesia.

Un domingo de Octubre de 1948, durante la misa de las once y media de la mañana, Gerald experimentó una extraña sensación dentro de sí. Había comulgado y mientras oraba de rodillas sobre el reclinatorio en la primera fila, ante sus ojos, hubo una enorme explosión de inefable luz, que brillaba en su centro más vívido que el sol. Abrió los ojos y vio al sacerdote con el Cáliz en la mano, irradiando pureza y blancura en una nube de esplendor, totalmente iluminado. ¡Resplandeciente!

En ese momento, le sobrevino una fuerte atracción espiritual que él pudo formular diciéndose: “Yo sé que voy a ser: ¡Sacerdote!”.

Crisóstomo estudió en Loras College de Dubuque, Iowa, con especialización en Matemáticas en el año 1948. En día de la fiesta de Santa Rosa de Lima, 31 de Agosto de 1949, ingresó al Noviciado de los Dominicos en Winona, estado de Minnesota. Más tarde obtuvo la Licenciatura en Filosofía (PhL)) en el Studium Generale de Philosophy de los Dominicos en River Forest, suburbio de Chicago el año 1952. En 1956 a la edad de treinta y un años, fue ordenado sacerdote en Dubuque, Iowa. Habiendo terminado su maestría, obtuvo el grado de Lector en Teología (Teol) en el Studium Generale de River Forest en 1957.