Madres de Fe

Muchas hijas e hijos somos testigos de la oración incansable de nuestras madres. Oraciones sin desmayo, que no se rindieron frente a nuestras edades.