Un pentecostés personal

Cerré mis ojos y sentí un calor que avanzaba desde la cabeza hasta mis pies. Mis lágrimas se derramaban; no lograba darme una explicación