Pónganse en camino

La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies.