No puede servir a Dios y al dinero

Ningún siervo puede servir a dos señores, porque, o bien aborrecerá a uno y amará al otro
2022 08 07 fr diego ferrufino

25º Domingo del tiempo ordinario – Ciclo C

Después de pasar un verano sacudido por incendios, por los rebrotes del coronavirus, por las dificultades para llegar a fin de mes debido la subida disparatada de los precios, iniciamos una nueva etapa.

Los cristianos nos reunimos como cada semana para celebrar la fe. Esta celebración nos ayuda a poder ser fieles al seguimiento de Jesús. 

Hoy nos vamos a encontrar con un mensaje que tal vez sacuda nuestras conciencias. Las lecturas denuncian que el amor al dinero y a las riquezas conduce a cometer graves injusticias. El dinero nunca ha de ser el valor principal ni el bien absoluto. Más aún, Dios y el dinero son radicalmente incompatibles, no los podemos colocar a la misma altura. 

Acojamos, pues, el mensaje de la Palabra con un corazón abierto para vivir con la calidad que propone el Evangelio.

Lectura del Profeta Amós 8, 4-7

 

Escuchad esto, los que pisoteáis al pobre y elimináis a los humildes del país, diciendo:
«¿Cuándo pasará la luna nueva, para vender el grano, y el sábado, para abrir los sacos de cereal – reduciendo el peso y aumentando el precio, y modificando las balanzas con engaño -, para comprar al indigente por plata, y al pobre por un par de sandalias, para vender hasta el salvado del grano?».

Señor lo ha jurado por la gloria de Jacob: «No olvidará jamás ninguna de sus acciones».

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on print
Share on email

También te puede interesar...

No es Dios de muertos, sino de vivos

https://youtu.be/NydWC3FYxgg 32º Domingo del tiempo ordinario La palabra de Dios de este domingo, cuando aún está muy reciente la conmemoración

Equilibro Espiritual

https://youtu.be/ILEFJY04hLY 29º Domingo del año Tanto en la primera lectura como en el Evangelio se nos habla de dos personajes

Auméntanos la fe

27º Domingo del tiempo ordinario El evangelio de Lucas nos invita a hacer el camino con Jesús hacia Jerusalén. El

Se abre un abismo inmenso

Hay un trastrueque de realidades, algo se pone al revés, como expresa María en su oración del Magníficat

Horarios

HEADERlogo