Madurar en Cristo

Estamos preocupados por cómo y cuántas veces vibra el celular y no podemos permanecer mucho tiempo adorando a Dios. Cuando interiorizamos en Cristo y maduramos en Él recibimos la bendición. Así como Abrahán estaba meditando en la encina del mambré hasta que le llegó la bendición.
2022 07 17 fr rafael guzman2

16º Domingo del año

Aprendamos a desconectarnos de todo, coloquemos orden en nuestra vida. Cuando estemos con nuestros seres queridos dejemos de un lado el teléfono o las cosas que nos distraen.

Lectura del libro del Génesis 18, 1-10a

 

En aquellos días, el Señor se apareció a Abrahán junto a la encina de Mambré, mientras él estaba sentado a la puerta de la tienda, en lo más caluroso del día. Alzó la vista y vio tres hombres frente a él. Al verlos, corrió a su encuentro desde la puerta de la tienda, se postró en tierra y dijo:
«Señor mío, si he alcanzado tu favor, no pases de largo junto a tu siervo. Haré que traigan agua para que os lavéis los pies y descanséis junto al árbol. Mientras, traeré un bocado de pan para que recobréis fuerzas antes de seguir, ya que habéis pasado junto a la casa de vuestro siervo».
Contestaron:
«Bien, haz lo que dices».
Abrahán entró corriendo en la tienda donde estaba Sara y le dijo:
«Aprisa, prepara tres cuartillos de flor de harina, amásalos y haz unas tortas».
Abrahán corrió enseguida a la vacada, escogió un ternero hermoso y se lo dio a un criado para que lo guisase de inmediato. Tomó también cuajada, leche y el ternero guisado y se lo sirvió. Mientras él estaba bajo el árbol, ellos comían.
Después le dijeron:
«Dónde está Sara, tu mujer?».
Contestó:
«Aquí, en la tienda».
Y uno añadió:
«Cuando yo vuelva a verte, dentro del tiempo de costumbre Sara habrá tenido un hijo».

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on print
Share on email

También te puede interesar...

Caminar juntos

El acompañamiento (acompañamiento espiritual) de personas está enraizada en la tradición misma de la Iglesia.

Pónganse en camino

La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies.

Sígueme!!!

Dios toma la iniciativa para conducir al ser humano a la salvación. El llamado de Dios es a diario y dinámico.

Horarios

HEADERlogo